Logo TopDoctors
Idioma: ESFREN

Perder el miedo a un drenaje toracico permanente

Al hilo de nuestro último post, queríamos dedicar este espacio a hablar del drenaje torácico permanente. La mayoría de las ocasiones, cuando le planteamos a un paciente la necesidad de colocarle uno, la primera mirada es de reticencia. Y es normal; es irse a casa con un dispositivo extraño, del que el propio paciente y su familia se tienen que hacer cargo. Eso genera múltiples miedos y dudas sobre qué hacer en cada situación que se presente.

El drenaje torácico permanente se reserva normalmente para pacientes con derrame pleural crónico y pulmón atrapado. El pulmón atrapado para que nos entendamos, es la situación en que la pleura visceral (revisar ultimo post) se endurece y no deja el pulmón libre para que se expanda completamente. O lo que es lo mismo, el pulmón se queda encogido en parte, y entre el propio pulmón y la pared torácica queda un hueco vacío. Cuando esta situación ocurre, nuestro organismo va acumulando líquido pleural para rellenar ese hueco y por más veces que lo drenemos, se vuelve a llenar. La causa más frecuente es el derrame pleural maligno.

Por tanto, los pacientes cuando tienen ese problema, al acumular cierta cantidad de líquido, empiezan a notar falta de aire (disnea) y acaban acudiendo al hospital. Muchas veces acaban ingresados con un drenaje torácico, y otras se evacua el líquido con una aguja (toracocentesis) y se van a su domicilio. Cuando vemos que la frecuencia de los ingresos y de las toracocentesis se incrementa, es cuando ofrecemos este sistema.

El drenaje en sí, es muy sencillo de colocar. Solo se precisa el kit y anestesia local. Dependiendo del centro médico, ni siquiera es necesario hacerlo en quirófano. Además, el paciente se puede ir a casa el mismo día de su implantación. Nosotros a día de hoy usamos un sistema tipo Pleurex. Aunque hay otros. Os dejamos un enlace para que podáis ver como se coloca: http://www.carefusion.es/our-company/video-gallery?video=903266637001 Tras la colocación del mismo, lo que el paciente va a verse es un drenaje fino con un tapón en la punta que se queda enrollado y tapado con un apósito sobre su piel.

El paciente ya tiene colocado el drenaje y ¿ahora qué? Esta es la gran pregunta y duda de los pacientes. La idea de este sistema es que el propio paciente o el familiar encargado puedan evacuar el líquido en el propio domicilio del paciente, de forma indolora y evitar desplazarse al hospital. Los kits de drenado que se facilitan al paciente contienen todo lo que es necesario para realizar esta maniobra con seguridad, y además es todo desechable. Los kit llevan guantes, antiséptico, gasas, apósito para cubrir el tubo del paciente después y una botella que es lo que se conecta al tubo de drenaje y extrae el líquido por un sencillo sistema de vacío. En este enlace pueden ver como se realiza el procedimiento: http://www.carefusion.es/our-company/video-gallery?video=85521720001

Nuestra experiencia es que a pesar de que el paciente es reticente al principio, una vez comprueban las enormes ventajas de este sistema, está muy satisfecho. Las ventajas son indudables, se ahorran visitas al hospital, ingresos hospitalarios, se pueden evacuar el líquido nada más notar síntomas (sin esperas hospitalarias) y lo más importante, la calidad de vida. El drenaje no molesta y se queda pegado a la piel, por lo que no se nota y los pacientes pueden salir a la calle. El último paciente al que le colocamos este sistema, al día siguiente se fue a jugar al golf.

Para finalizar, y como siempre, esta información parte de nuestro compromiso de ayudar y dar a conocer aquellos aspectos que más interesan a nuestros pacientes. Si es su caso, recomendamos que coja cita con su especialista para una información más detallada y ajustada a su caso particular.

Envíanos tu consulta