Logo TopDoctors
Idioma: ESFREN

Me sudan en exceso las palmas y las axilas, ¿Qué puedo hacer?

¿Te sudan en exceso las manos y las axilas desde hace mucho tiempo?

Es relativamente frecuente que ciertas personas presenten una sudoración exagerada en las palmas de las manos, las axilas y/o las plantas de los pies. Muchas veces se asume como una variante de la normalidad y no se busca una solución. Si presentas este problema, lee este artículo en el que vamos a desgranar las características de una patología denominada HIPERHIDROSIS PRIMARIA.

¿Qué síntomas debo presentar para sospechar una hiperhidrosis primaria?

Lo habitual es que se manifieste siendo joven, y los síntomas suelen haber aparecido durante la infancia o adolescencia, por lo que llevarás ya muchos años con este problema. La sudoración afecta especialmente a ciertas áreas: las palmas de las manos, las axilas y las plantas de los pies. Es una sudoración desmesurada, no coherente con lo que debería ser lógico, puesto que te sudan dichas áreas incluso en invierno o cuando hace frío, si bien es cierto que en momentos de más calor como el verano, durante el ejercicio, o sobretodo cuando te pones nervioso, la sudoración se hace mayor. En el caso de manos o axilas, llegan a chorrear, y las plantas de los pies originan una sensación muy desagradable con las sandalias o chanclas en verano al producirte resbalones. Es una sudoración tan exagerada que afecta tu vida diaria: influye en tus actividades mientras trabajas, en tus relaciones personales, y además te produce un profundo malestar y un cierto grado de repercusión psicológica debido al pensamiento popular sobre la gente que suda en exceso. Muchas veces encuentras algún familiar tuyo que presenta el mismo problema, en mayor o menor grado que tú.
Por lo demás, estás sano/a, no tienes enfermedades que puedan haber originado dicho exceso de sudoración ni tomas medicación que pueda tener como efecto secundario la sudoración excesiva.

¿A qué se deben estos síntomas?

Cuando un paciente con estas características es evaluado, lo primero que debemos descartar es que dichos síntomas sean secundarios a la toma de ciertos medicamentos o la presencia de enfermedades que secundariamente puedan originar estos síntomas. Una vez descartado eso, y con el patrón arriba descrito, la sospecha es de HIPERHIDROSIS PRIMARIA FOCAL. Es un trastorno de causa desconocida, en el que se produce un exceso de actividad de la parte de nuestro sistema nervioso que regula la sudoración (sistema nervioso autónomo simpático). En condiciones normales, la sudoración tiene la función de servir para perder calor, y mantener así la temperatura con la que nuestro organismo trabaja. Por ello cualquier persona en verano, cuando hace mucho calor o durante el ejercicio suda de manera fisiológica. Cuando existe una alteración del sistema nervioso simpático, aparece este trastorno, que puede llegar a ser muy molesto e incapacitante.

¿Qué alternativas de tratamiento tengo?

Existe muchos grados de manifestación de la hiperhidrosis, desde casos leves a severos. Por ello, se recomienda consultar con un especialista en Dermatología con experiencia en hiperhidrosis. En CITMIA trabajamos desde hace años con la Dermatóloga Dra. Pilar Soro, de Vithas Medimar Internacional, con quien manejamos casos como el tuyo. Habitualmente se comienza con tratamientos tópicos como pueden ser antiperspirantes, o incluso algunos medicamentos por vía oral. En los casos moderados o severos, se puede plantear el tratamiento con toxina botulínica por parte de Dermatología, que logra buenos resultados especialmente en casos moderados, si bien es un tratamiento no definitivo que ha de repetirse habitualmente cada temporada (6-12 meses).
Si tu sudoración es severa y no has respondido a tratamientos más conservadores, hay que plantear la posibilidad de una cirugía.

¿En qué consiste la cirugía de la hiperhidrosis primaria?

La cirugía se denomina SIMPATICOTOMÍA, y es una técnica mínimamente invasiva que realizamos por videotoracoscopia mediante una incisión de 1 cm por debajo de cada axila. A través de dicha incisión, ayudados de una cámara realizamos un corte en la cadena nerviosa que lleva la señal responsable del exceso de sudoración (cadena simpática). Es una intervención sencilla que dura aproximadamente unos 20 minutos, si necesidad de drenajes tras la operación, y conlleva una estancia hospitalaria de 24 horas. El dolor postoperatorio es leve y se maneja con analgésicos habituales, pudiendo recuperar tu vida normal en unos días. Los resultados son excelentes especialmente en el caso de las palmas de las manos, y muy buenos en el caso de las axilas. No existe un tratamiento quirúrgico adecuado para el exceso de sudoración en los pies, si bien al tratar las manos o axilas suele producirse una mejoría de las plantas también. Ocasionalmente puede producirse un aumento de sudoración en otras zonas del cuerpo en grado leve, principalmente espalda, abdomen o muslos, que en caso de aparecer suele ser escasamente molesta para los pacientes. Los pacientes obtienen unos resultados óptimos y se sienten felices de haberse intervenido dado que esta cirugía puede cambiar definitivamente su vida.

¿Dónde puedo solicitar información al respecto?

Puedes contactar con nosotros a través de los Hospitales en los que trabajamos que están disponibles en nuestra página web (citmia.com).
Solicita sin compromiso una cita en consultas externas con el equipo de CITMIA.
Si crees que padeces este trastorno, no dudes en buscar una solución: estaremos encantados de atenderte y ayudarte.


Envíanos tu consulta