Logo TopDoctors
Idioma: ESFREN

Cuando no parece haber más, está todo por llegar

Este es un post muy personal de nuestro compañero el Dr. Gálvez, dedicado a nuestros pacientes:

Hace 2 semanas tuve la enorme satisfacción de completar el Triatlón de Alicante. Fue una experiencia maravillosa, no sólo por la satisfacción de una prueba como ésta, sino por el significado personal que tenía esa prueba. Hace 3 años, tras una lesión de rodilla, no era capaz de pensar que volvería a hacer un triatlón, de verdad que no. Una serie de complicaciones inesperadas en cadena me dejó en una situación complicada, especialmente a mi edad, y con mi pasión, el deporte. Dudé si sería capaz de correr alguna vez más, o si sería capaz de rodar en bici.

Esa experiencia me llevó hasta lo más bajo, hasta lo más profundo de un pozo sin apenas luz...De repente caían por tierra todos mis sueños, me sentía totalmente incapacitado...y por primera vez en mi vida sentí miedo, miedo real. El dolor diario, el sufrimiento, la incapacidad, desmontan todas las capas que nos envuelven, que hemos acumulado durante años, y dejan al descubierto nuestros temores, nuestras debilidades, y hacen tambalearse incluso aquellos cimientos sobre los que edificamos nuestra autoestima, nuestro valor, nuestra fuerza...nuestra felicidad.

Creemos tener un camino trazado, como una autovía, que queremos recorrer sin obstáculos y rápido, pero la vida no es tan sencilla como eso. Sin esperarlo, llegas a un punto en que tu autovía termina...no puedes continuar. No significa que todo se acabe, que estés derrotado...hay que parar, mirar a los lados, e incluso retroceder un poco, para darse cuenta de que existen caminos que parten de dicha autovía, caminos que se pueden recorrer; no están asfaltados ni están señalizados; la mayor parte de las veces ni tan siquiera los recorrerás acompañado, pero están ahí. Rendirse significa quedarse delante del stop en esa autovía, pero esa no es una opción.

La vida es una constante dualidad: la felicidad no tiene sentido sin su opuesto, sin el dolor, sin el sufrimiento; son ellos quienes dan sentido a la misma, quienes sacan de cada uno lo mejor, quienes nos llevan al límite para ver de qué estamos hechos. Y es en el dolor, en el sufrimiento donde debemos darnos cuenta de que en la vida, tan sólo existe una dirección: ADELANTE.

Durante 3 años no he tirado jamás la toalla, he vuelto a esa autovía muchas veces y he recorrido muchos de esos caminos sin asfaltar; en muchos he tenido que volver al no llevarme muy lejos, pero he encontrado uno que me permite continuar, y sin apenas darme cuenta, estoy ya mucho más lejos de lo que aquella autovía podría haberme llevado jamás. Ese sufrimiento, nos enseña lo verdaderamente importante en la vida, y nos muestra quienes nos acompañarán durante la misma.

La enfermedad es una de las grandes bondades de la vida: porque nos hace iguales a todos, en ella no existen clases, tarde o temprano, todos pasamos por ella. Por ello aprendí aún más si cabe a entender a mis pacientes, a ponerme en sus vidas; me di cuenta de cuán importante es sentirse acompañado en el camino del dolor, no ya para proporcionar respuestas o soluciones, sino en ocasiones tan sólo para hacer sentir que ellos no están solos en su búsqueda del camino.

El dolor físico, el sufrimiento y la preocupación no desaparecen completamente, ni lo harán jamás...Debemos integrarlos en nuestra vida, minimizarlos y darnos cuenta de que la lucha no es contra lo inevitable, sino contra nuestros miedos al afrontar el desafío.

Aquel domingo reciente, mientras enfilaba las escaleras que daban acceso a la explanada de meta, vi a mi mujer y a mi tesoro que está por llegar, a mis padres, a amigos...y no pensé en todos los días que he sufrido en estos últimos años, en absoluto: pensé en lo afortunado que era de haberme lesionado, de haber caído en aquel pozo, de haber dudado de todo...porque todo ello me ha enseñado que tan sólo es imposible aquello que no concibes como posible: aquel día me sentí nuevamente ganador, mis piernas y mis brazos van sólos, siempre en la única dirección que existe: ADELANTE.

Envíanos tu consulta